Despedida 2016: Bego y Olga
DESPEDIDA JUNIO 2016

Íllora a 29 de junio de 2016

Despedida general

Hoy cerramos el curso 2015-2016, el curso del Quijote, de las olimpiadas y del cine. Este año nos han acompañado a lo largo de este tiempo diferentes personas que no sabemos si continuarán con nosotros, como Conchi y su manera de siempre sumar, Mª José que ya la consideramos definitiva por el hueco y el trabajo realizado, Reme y su perseverancia, Miriam y su sonrisa, Encarni y su dulzura, Chelo y su ternura, Mar y su ritmo, Gloria y sus nervios, Fernando y su disponibilidad, Rocío y su carácter, Marta y sus lágrimas…
Quizá alguno o alguna vuelva y tengáis la suerte de seguir conviviendo juntos. Pero estamos convencidos de que todo es para bien, y vuestra acogida en vuestros colegios futuros será increíble porque lo merecéis. Mientras tanto, queremos que cada mañana, os acordéis un poquitín de este cole que ha sido vuestro durante un tiempito, y para ello esperamos que este detalle os lo recuerde y os haga sonreír.

 

Despedida a Bego Molina

Pero hoy también despedimos a Begoña que le han dado en el concurso de traslados.

Hola Begoña.

Pues sí, ya sí que sí, que nos vamos, y tendría tanto que decirte y agradecerte… pero hoy no me salen las palabras.
Si fueras una banda sonora sin duda para mí por muchas razones serías ¡Mamma mía!, y no pasará una vez que la escuche y me acuerde de ti sonriendo.
Tu paso por infantil, ha dejado una huella importante entre estas paredes, nuestras mascarillas, nuestros bailes, las cruces, las fiestas, las graduaciones de tus promociones de infantil y un millón de cosas más han hecho historia.
Tu paso por la jefatura para mí fue vital y creo que para el colegio fuiste una corriente de aire fresco, tu fiesta final de curso enfrentándote a más de una y más de dos mamás, papás y abuelos embarazadísima, es digno de recordar…
Tu paso como persona con grandes anécdotas como tu permiso de matrimonio, como tu apodo que se ha hecho ya parte de ti “Bego morena”, o tu disposición para prácticamente todo, hace que no hayas pasado despercibida…
Sé que te va a ir bien en tu nuevo colegio, pero también sé que aquí se te va a echar de menos y sin duda, en mi caso aunque pierdo a una gran compañera se que hace tiempo encontré a una gran amiga, y espero que así siga siendo.
Y para terminar, te vamos a poner un vídeo de recuerdo de tu paso por aquí con una canción que sabemos que te va a emocionar, pero que te va como anillo al dedo: Sin miedo a andar de María Aguado.

Mucha suerte y hasta siempre.

 

Y se despide Bego Molina

Una, cuando llega a un destino hace planes de futuro, empieza a acomodarse y a hacerse al lugar, a las gentes… Sin pensar que llega un día en el que debes abandonar el barco para montarte en otra embarcación. Pues eso me ha pasado a mí, cuando llegué a Íllora hice planes; algunos los cumplí, otros no, otros vinieron solos y muchos, seguramente, se queden el camino. Y hoy, me toca abandonar el buque y coger rumbo en otro barco diferente.

Ayer se alinearon los astros un ratillo (¡Mis niños se durmieron una siestecilla a la vez!), y me puse a escribir esto. Echando la vista atrás, me doy cuenta de lo importante que ha sido íllora en mi vida. Recién llegada aquí me casé, gradué por primera vez, terminé mi primera promoción; en íllora fui madre, y lo volví a ser, y ya me voy a ir, que no quiero tentar a la suerte; no me vayan a dar el carné de familia numerosa.

Aquí he conocido a mucha gente. Soy de las que piensa que todo el mundo deja huella en una persona, y todos y cada uno de los que habéis pasado por mi vida aquí habéis dejado huella en mí y me habéis enseñado algo. El primer año tuve la grandísima suerte de conocer a Bego y Sandra, entre otras. Fue un año especial, y no quería dejar de recordarlas, pues son personas importantes en mi vida, que marcaron mi “hacer y mi ser” aquí en el Gran Capitán.

También fueron importantes, y lo siguen siendo, mis niñas del coche: Chari, Raquel, Ana… Si los coches hablaran… Gracias por los momentos vividos en cada viaje, y perdón por mis manías con los perfumes…

A mis compañeras de infantil, todas las que han pasado por aquí en estos seis años, gracias por enseñarme, por compartir, por discutir, por rebatir, por ceder, por planificar, por equivocarnos, por acertar, por corregirme, por quererme… A todas, gracias; pero especialmente a mi Mery (te voy a echar mucho de menos).

A todos y todas los que compartisteis conmigo algún momento durante este tiempo, aunque fueran unos buenos días por los pasillos, una sonrisa, un “venga, que te invito a esta fotocopia”, un desayuno en la sala de profes, en el patio…, gracias, lo que importa son los momentos.

A Manuel, gracias por tu bondad, por hacer lo que nadie hubiera hecho sin dudarlo prácticamente ni un segundo…Te deseo lo mejor en tu nueva andadura, lo vas a hacer genial, y además hay gente maravillosa que estoy segura que va a estar apoyándote. Sigue siendo así, pero a esta gente dale caña cuando nos vayamos…

A Jacobo, aunque no está aquí, quiero darle las gracias por su persona, su paciencia, su inmensa sabiduría, su buen humor, por sus “lo que dice la norma”, por animarme cuando tenía dudas, por confiar en mí…, ¡gracias!

Antoñico, pocas personas he conocido que tengan un corazón tan grande como lo tienes tú. Eres un tesoro, es y ha sido un honor trabajar contigo, espero que sigas siendo tan sensible, porque esa sensibilidad te hace único.

Y me queda la más difícil... Es complicado despedirme de ti, Olga, porque realmente no es una despedida, tú y yo nos vamos a seguir viendo, pero tengo que hacer balance. Intentando hacer memoria, el primer recuerdo que tengo de ti es en la primera reunión de ciclo de septiembre, aconsejándome qué clase podría cogerme. Desde el principio has sido buena conmigo, has mirado por mí y me has ofrecido absolutamente todo. Tengo que darte las gracias por confiar en mí, por contar conmigo, por compartir tu trabajo conmigo cuando apenas me conocías, y abrirme puertas, por enseñarme, por contarme tus penas y tus alegrías, por haberme hecho crecer, como persona y como maestra… Por haber pensado en mí para acompañarte en tu andadura formando parte de tu equipo cuando Jacobo ya no estaba, y en este sentido también quiero pedirte perdón, por las veces que no he sabido estar a la altura en este puesto, por las meteduras de pata… Trabajar contigo ha sido una experiencia única que sólo el que lo ha hecho sabe lo que es. Es un privilegio haberte tenido de compañera, de colega y tenerte como amiga. Vayas donde vayas triunfarás, y harás brillar a los que estén a tu alrededor. No hay más que ver cómo era el cole cuando llegaste y cómo lo dejas… Tienes mérito, valentía, coraje y saber hacer… Defiendes aquello en lo crees a capa y espada, capeando las tormentas y tempestades y llegando siempre a la calma. Íllora y el Gran Capitán te recordarán siempre, nunca lo dudes… Tanto como yo te voy a echar de menos…

Se despide Olga

Ahora, con el paso de 10 días, ya si puedo publicar mi despedida de Gran Capitán sin que se me escapen las lágrimas.
Parece mentira, pero después de 10 años y mil y una historias yo también me voy.
Podría despedirme diciendo la evolución de las pruebas estandarizadas o de los cambios realizados pero no tiene sentido. Podría contar o enumerar todos los momentos negativos, pero tampoco tiene sentido.
Es momento de emociones diversas y encontradas, pero pienso en lo bien que nos sentimos cuando el cole consiguió que pusieran el nombre de Mª José Rienda a esta calle, pienso en lo que ha ganado el colegio con la obra, pienso en la grandiosidad de las fiestas final de curso y, por supuesto, en las risas y en las sonrisas de todo este tiempo.
Por supuesto no puedo olvidar a mi equipo directivo: Antonio, Jacobo, Begoña y Manuel, así como a todas las personas con las que he convivido en estos 10 años.
Tampoco puedo olvidar a personas que aún sin estar en el colegio siempre lo han estado, como María del Mar.
Estos últimos 5 años para mí han sido muy importantes y solo os pido que disculpéis mis errores y equivocaciones, del mismo modo que relativicéis mis aciertos, que no son míos sino del Claustro.
Quiero daros las gracias a todos y a todas, porque de verdad que de todos y todas y con todos y todas he crecido y he aprendido mucho, y ahora que mi rol de directora cesa mañana, no olvidéis, como dice Benedetti, contar conmigo para lo que necesitéis. Yo dejo parte importante de mí y de mi vida en Gran Capitán y en Íllora y me llevo mucho.
Por último, y antes de que no pueda seguir hablando, solo os pido una última cosa, apoyad a Manuel, a Salomé y a Ana, comprendedles, ayudadles, permitidles y animadles. Sé que os quedáis en muy buenas manos, pero también sé que se equivocarán, como todos, y solo se puede construir desde el cariño, el respeto, y eso es lo que os pido.
Por mi parte, solo desearos lo mejor y, para ello, un pequeño regalo o kit para la dirección que te doy, Manuel: Este fluorescente para marcar las cosas y momentos realmente importantes, este pompero para que no perdáis la ilusión, esta goma de superhéroe para borrar todo aquello que no merece la pena, esta goma del pelo para unir, estos bolis personalizados para que no se os pierdan, esta fragancia de romero para daros mucha energía, esta de azahar con efecto relajante para cuando lo necesitéis, y esta de melón para daros alegría, porque vosotros y vosotras lo merecéis y este claustro también.
Cuidadme este claustro, estos niños y niñas, estas familias, y en definitiva cuidadme a Gran Capitán.
Besos y hasta siempre.

Y despedimos a Olga Martínez

Las palabras de despedida dirigidas a Olga están incluidas en el primer vídeo.

© Antonio Castro 2015
CEIP Gran Capitá
n

Reflexiones, despedidas y homenajes