"Refugio forestal de Ermita Vieja. Un sendero espectacular por la baja montaña de Sierra Nevada"
Por Lisardo Domingo Blanco
Recorrido: Ermita de Nuestra Señora de las Nieves (Dílar)-Barranco de la Ermita-Ermita Vieja-Cerro de Montellano.

Duración: 2h.15'. Desde la ermita de las Nieves hasta el refugio de Ermita Vieja se tarda 1h. 40' a un paso tranquilo.

Dificultad: Fácil.

Desnivel altitudinal: 451m, de 950m. a 1401m.

Ruta:
Nos desplazamos en automóvil o autobús hasta el pueblo de Dílar, una vez allí nos dirigimos hasta la ermita de Nuestra Señora de las Nieves, donde empezará nuestra ruta. Nos situamos a espaldas de la ermita, iniciamos el recorrido por la pista de nuestra derecha, que es la que nos acercará a la falda de la sierra, llaneando y atravesando plantaciones de olivos. Cuando estamos muy cerca del inicio de la ascensión, nos dirigimos hacia la derecha para aproximarnos hasta el barranco de la Ermita, el cual lo ascenderemos a campo traviesa por la margen izquierda del mismo, entre pinares y matorral.
Cuando se empieza a hacer más suave la ascensión, nos encontramos con la senda que también viene de abajo, la cual nos lleva hasta un collado para volver enseguida a bajar. Llegamos al valle o barranco y lo cruzamos para volver a iniciar otro ascenso, éste sobre una vereda más erosionada y con pedrera suelta. Poco después nos encontramos con la pista forestal  que viene del aula de la naturaleza Ermita Vieja, que no tiene nada que ver con el lugar a donde nos dirigimos, la cruzamos y continuamos nuestra senda hasta volver a encontrarnos con la pista forestal. La seguimos a la izquierda, para cambiar hacia la izquierda en el cruce que nos encontramos a continuación. A unos 300 m., aparece el refugio forestal de Ermita Vieja, lugar idóneo para descansar y repostar agua, ya que a unos 100 m. en dirección al cortafuegos existe una fuente digna de elogios, por su agua fresca y su excelente conservación. Nos encontramos rodeados de nogales, álamos, pinos..., algún lames, sensaciones que nos hacen imaginar cómo debería ser nuestra naturaleza hace siglos; es el entorno donde deberíamos disfrutar durante un largo espacio de tiempo.
Una vez recuperados, continuamos nuestra ruta, subimos desde la fuente sobre el cortafuegos, y a unos 30 m. a la izquierda, vuelve a aparecer nuestra senda, a la que nos incorporamos y continuamos hasta llegar a un pequeño collado. A nuestra derecha se inicia una arista que nos guiará a la cima del Cerro del Montellano, donde se encuentra situado un refugio construido con troncos de pino y algún que otro material más, al cual podremos acceder y divisar las maravillosas panorámicas que surgen delante de nuestros ojos, sin predilección hacia ninguna orientación, ya que observaremos desde el pico del Caballo, Corazón de la Sandía, Picacho Alto..., hasta el pico del Lucero en la Sierra de Tejeda. Nos encontramos en la Sierra del Manar, en la cual es aconsejable dar un pequeño paseo para deleitarnos con la cantidad de vegetación diversa que la rodea.

Vegetación existente:
Pino Carrasco, Pino Pinaster, Aulaga, Torvisco, Jara Estepa, Jara Blanca, Jaguarzo, Jarón (Cistus populifolius major), Espino Negro (Rhamnus myrtifolius), Espino (Rhamnus lycioides), Romero, Alhucema, Salvia, Sabina, Majuelo, Rosal Silvestre, Enebro, Esparto, Álamo Blanco, Nogal, Almez...

Croquis:

© Antonio Castro 2002
CEIP Gran Capitá
n