El arte de hablar. Prevención de riesgos de la voz. Septiembre 2004.
(Fundación Universidad de Verano de Castilla y León)

Por Áurea Sánchez
  1. Es bueno hablar. Cuanto más hablemos, mejor.
  2. Medidas de higiene:
    • Lavar la nariz para preparar la mucosa nasal.
    • Reposo nocturno.
    • Tomar en el desayuno un cuarto de líquidos (café, infusiones...)
    • En clase:
      • Beber agua frcuentemente (poca cantidad)
      • Mantener la clase húmeda (macetas, cacharros con agua, pulverizar...)
      • Buenas posturas, ponerse a la misma altura del niño, controlar la musculatura del cuello.
    • Ejemplo de ejercicios de cuello:
      • Rotación de cabeza/pecho; oreja izquierda/hombro izquierdo; cabeza/nuca; oreja derecha/hombro derecho.
    • La alimentación es muy importante: es bueno cenar pescado, carnes blancas (pollo, conejo...), patatas hervidas...
      • "Una voz es sana en un cuerpo sano"
  3. Factores de riesgo:
    • Lo que más afecta a la voz es nuestro equilibrio emocional.
      • Si uno está "emocionalmente atrapado" lo mejor es no hablar. Usar otros recursos: gestos, miradas...
      • Para contorlar el estrés lo más eficaz es respirar profunda y lentamente y manterner la respiración.
    • Factores comportamentales (gritar en exceso, tensión muscular, hablar a volumen elevado...)
    • Hábitos de vida diaria (fumar en exceso, tomar habitualmente bebidas excesivamente frías...)
    • Factores laborales (uso excesivo de la voz...)
    • Factores psicológicos:
      • Falta de autocontrol.
      • Falta de bienestar social.
    • La voz es una expresión del estado mental y físico del orador. Utilizar bien la voz significa:
      • Producirla sin ocasionar lesión alguna en el proceso.
      • Ser capaz de usarla enérgicamente y durante varias horas al día, manteniéndola libre y flexible.
      • Transmitir cuando la usamos.
  4. Recomendaciones para hidratarnos.
    • Beber agua.
    • Mojar dos gasas en agua, escurrirlas y ponerlas sobre la nariz durante 10 minutos. Esto quita el cansancio, centra la atención y da sensaación de bienestar.
    • Mantener húmedio el ambiente.
    • Aspirar por la nariz unas gotas de agua del grifo y sonarse con fuerza.
    • Lavarse la nariz por las mañanas y por las noches. Si nos sonamos haciendo trompetilla, conseguiremos menos roncar menos.

© Antonio Castro 2004
CEIP Gran Capitá
n